¿En qué crees que debería consistir una web de street style? Para mí, el street style debería ser exactamente eso: una muestra de las muchas formas de vestir que podemos observar en cualquier ciudad contemporánea, incluso las de personas que creen no tener nada que ver con la moda, pero que aún así poseen un estilo diferente e innato. Sin embargo, la opinión de Max Berlinger, de The Business of Fashion (opinión que yo comparto), es que muchas de las webs de street style más conocidas (Tommy Ton, Stockholm Street Style) se limitan a fotografiar a asistentes a los desfiles –que saben que van a ser fotografiados y que en consecuencia se visten de manera que consiga atraer la atención de los fotógrafos, perdiendo así todo rastro de espontaneidad-, por lo que el resultado se asemeja más a un editorial tradicional de una revista de moda (con una sobreabundancia de marcas de lujo, como Céline y Givenchy, impensable en cualquier otro contexto) que a un reflejo realista de la moda de la calle. En palabras de Berlinger: “¿Qué hay de novedoso en que  Anna Dello Russo, de Vogue Japón, lleve Prada o Balmain de la cabeza a los pies? ¿Puede esto seguir considerándose street style? Desde luego no tiene nada que ver con la calle y es de todo menos personal”.

Si bien este tipo de webs han perdido buena dosis de la realidad que cabría esperarse de un concepto denominado “estilo callejero”, existen otras que sí han sabido mantenerla. Mi web favorita que captura como nadie la energía de la cultura joven y sus formas de expresión visual es Tokyo Fashion, de la que ya he hablado en otra ocasión. Diría que Tokyo Fashion no solo muestra la individualidad y personalidad de los jóvenes que protagonizan la página; las distintas tribus urbanas de Tokio, muchas de ellas realmente chocantes, dicen algo sobre la cultura a la que pertenecen, y prueba de ello es que este tipo de modas parecen endémicas de Japón y en principio no podrían extenderse a ningún otro sitio con la misma naturalidad con la que surgen en su lugar de origen (recuerdo a una chica vestida de Lolita en mi universidad que no paraba de atraer miradas y provocar risas y comentarios). Las tribus urbanas, que utilizan la estética como instrumento diferenciador, revelan, de alguna forma, características propias de la sociedad nipona y de cómo los jóvenes reaccionan a ella. Veamos:

 

Subcultura Shironuri

Shironuri significa “completamente blanco”, y su estética integra elementos del Gothic Lolita y de las tradicionales geishas y el teatro Kabuki. Una shironuri lleva, como elemento identificador básico, fondo de maquillaje de color blanco y ojos y labios pintados con esmero. En cuanto a la vestimenta, esta varía: desde vestidos y complementos de inspiración victoriana y vintage hasta kimonos y ropa gótica. Minori, una shironuri de 23 años, es el rostro más conocido dentro de este grupo de geishas posmodernas de aire fantasmagórico, y su figura se asemeja más a la de una artista que invierte horas en diseñar y crear cada uno de sus looks que a la de una it girl típica.

 

 

 

 

Subcultura Gyaru

En un país con unos contrastes tan brutales como Japón, las delicadas y pálidas bellezas de las shinoruris y las lolitas conviven con el estilo marcadamente occidental de las gyarus. Esta moda, cuyo nombre proviene de la transliteración al japonés de girls (“chicas”), es una especie de reinterpretación a la japonesa de la típica adolescente norteamericana pija de principios de los 2000, que se pirra por una melena rubia, una piel bronceada y un bolsito de Louis Vuitton. En los últimos tiempos, las gyarus han evolucionado hacia el estilo más convencional de las bloggers occidentales.

 

 

 

 

Subcultura Fairy Kei

El Fairy (“hada”) es uno de los muchos keis o estilos que pueden encontrarse en las calles del distrito de Harajuku. Las claves de este estilo son los colores pastel (con especial predominancia del blanco y el rosa) y todo tipo de elementos que hagan referencia a la feminidad estereotipada, el mundo infantil y la cultura kawaii, es decir, “mona”: princesas, pequeños ponys, cupcakes, lazos, orejas de gatito, conejitos, arcoiris, corazones y demás cosas que pican los dientes y que gritan “¡escapismo!”. También se adivina cierto toque ochentas derivado de otra subcultura, la decora. La popularidad de Kyary Pamyu Pamyu ha contribuido a que el estilo kawaii más recargado (en ocasiones mezclado estilos clásicos como el punk o el gótico) se extienda incluso fuera de Japón.

 

 

 

 

 

Subcultura Art-Loli (Artistic Lolita)

Al parecer, parte de la subcultura Lolita ha evolucionado en los últimos años hacia un estilo aún más elaborado y barroco, acercándose más a una forma de expresión artística que a una moda callejera, algo que comparte con Minori y su estilo shironuri.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tematica de Canal: 
Moda

Moda

"La moda no es algo que sólo exista en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, tiene que ver con las ideas, con la forma en la que vivimos, con lo que está pasando."
Coco Chanel

Secciones

Entradas Recientes

17:55 07/10/18
  | Visto 2,406 veces
23:19 26/07/18
  | Visto 1,653 veces
16:05 23/06/18
  | Visto 1,529 veces
14:11 24/04/18
  | Visto 8,095 veces
13:20 10/03/18
  | Visto 2,391 veces