David Pantaleón es un cineasta canario con una larga y reconocida trayectoria en el mundo del cortometraje y del mediometraje. A su nutrido palmarés este año hay que añadirle el premio al mejor cortometraje  del Festival de Cine de Las Palmas, por su trabajo "La Pasión de Judas".
He tenido la suerte de poder entrevistarlo, pero antes un breve repaso a su biografía para situarnos.

David Pantaleón estudia interpretación en la Escuela de Actores de Canarias. Su primer trabajo Hongo, estudio primero, lo realiza en el año 2001 y desde entonces no ha parado. En el año 2004 crea la productora Los de Lito Films. Sus trabajos van desde las piezas publicitarias hasta cortometrajes de ficción, ciencia ficción y documental, pasando por mediometrajes y piezas de cine experimental, que le han llevado a estar presentes en festivales como Sitges, Málaga o el LPA film festival, y ganar multitud de premios.

Hola Pantaleón,  he encontrado una entrevista de hace unos años realizada para el programa 'Con visado de calle' de RTVE, en la que empiezas diciendo:
“Soy realizador y lo digo con dudas porque el cine que hago algunos lo consideran cine y otros no”
¿Todavía piensas así o ahora ya te atreves a decir que eres realizador sin dudas?

No, yo creo que las dudas se van disipando con el tiempo. Lo que si sigue vigente en esta frase es ese punto de humildad quizás, de decir que estás en continuo aprendizaje, y espero llegar a ser un cineasta con todas sus letras pues... para cuando tenga 80 o 90 años.

 

 

También comentas que tu cine es cine de guerrilla y que trabajas casi sin guión ¿Sigues trabajando así actualmente?

Si, bueno, lo que pasa es que, en mi caso, para ser feliz haciendo cine lo importante es adaptar mis historias a lo que tengo a mano. Si yo de pronto me planteo hacer una guerra con dos mil soldados, pues me lo estoy poniendo difícil. Hay que ser capaz de ver la realidad que te rodea, y  trato de encontrar en ella las ideas que me parecen interesantes. Esa es la idea del cine de guerrilla, que es mas bien una optimización de los recursos que tenemos a mano.

En cuanto al guión, es verdad que siempre pensamos que el guión son las palabras escritas o lo que dicen los personajes, y es verdad que mi filmografía se apoya mucho en la imagen, pero cada vez soy más consciente de que sí, que construyo mis guiones, aunque estos no estén llenos de frases que dicen los personajes, sino de  situaciones, de lugares,  de intuiciones. Pienso que el guión es intrínseco a lo que hacemos desde la idea hasta el montaje, es más desde la idea hasta la cabeza del espectador, que es donde creo que se acaba la película.

Viendo tus películas creo que hay una evolución  en el sentido de que, por un lado, en tus primeras piezas apareces como actor, luego esto es algo que abandonas  y te sitúas detrás de la cámara.  Me da la sensación de que en esas primeras obras como "Segundo plato" o "Fast love"  hay más texto, más  peso sobre el trabajo de actor mientras que en tus últimos trabajos te centras más  en el aspecto visual,  como en "La pasión de Judas", o "A lo oscuro lo más seguro", ¿Estas de acuerdo? Y si es así ¿A qué se debe esta evolución?.

Si, hay una evolución. En los primeros trabajos veo unos juegos más efectistas, donde trato de llevar al espectador hacia un lado y luego trato de sorprenderlo, son cortos más clásicos donde buscas que funcione un efecto. Pero con el tiempo he ido tratando de distanciarme de ese tipo de recursos y centrarme más bien en una búsqueda de otras cosas, aunque muchas veces no sé lo que busco tampoco.
En cuanto al trabajo del actor, es verdad que yo estaba ligado a la interpretación. Empecé a dirigir llevando mi carrera como actor a la vez, pero me he ido desligando de eso porque es muy complicado dirigir y actuar a la vez.
Y en esta evolución que comentas, no sé, creo que es fruto de un proceso en el que descubro que el actor  no está solamente en una persona formada para hacer eso, sino que los actores también pueden ser los personajes que te encuentras  a lo largo del camino.  De pronto descubres que es tan enriquecedor y tan  agradecido trabajar con  tu primo, que tiene una pinta que te parece interesante,  como con los chicos del centro ocupacional, o con alguien que me encuentro en la calle. No sé, de pronto no es que diga no al actor, pero sí abro el abanico a descubrir animales interpretativos en todas las personas.

 

Esto tiene mucho que ver con Carlos Reygadas, que me decías antes que era uno de tus directores favoritos. Él comentaba que trabajaba con no actores.  Incluso afirmaba que no les daba ningún tipo de indicación, simplemente los ponía ahí, en escena, y rodaba ¿Tú también trabajas así con tus actores?


Según como sea el planteamiento de la pieza que hagamos, pero si. Tanto como Reygadas, como Herzog, como Chema García, un cineasta español actual al que admiro mucho, esa manera de trabajar, esa pérdida de respeto, el no cerrarte tanto a  solo la posibilidad de trabajar con la profesionalidad  dentro de la  interpretación, sino el tratar de ser virtuoso con los elementos que tienes, como decíamos antes respecto al cine de guerrilla, me interesa mucho.
Al final las personas con las que te juntas o con las que compartes cosas son elementos que puedes utilizar  y esto amplía las posibilidades. Y más desde el momento en el que comienzas a fundir la frontera entre la ficción y el documental, donde de pronto, para mi cuando veo una  ficción, es mucho mas creíble si no conozco a los actores.  Me parece muy rico descubrir en gente que no son actores vehículos para contar aquello que queremos contar.

 

Ahora que comentas esto de las fronteras entre ficción y documental  me viene a la cabeza otra cosa que dices y es que  tratas es de que

“el  espectador vuelva a ser un espectador virgen, como lo puede ser un niño ante una ficción clara, frente a una imagen de aspecto documental, el adulto está abierto a creer que eso es una realidad”
 

Viendo tu filmografía se aprecia que te gusta mucho trabajar, al menos así fue en una primera etapa, con el formato de falso documental, como es el caso de la película "Como el viento" o "La tumbá". ¿Sigues, aunque ya te hayas alejado un poco del falso documental, tratando de llegar a esa ingenuidad del espectador de alguna manera o te planteas ahora el trabajo con el espectador de manera distinta?

Me sigue pareciendo muy interesante esa idea de proponer al espectador cosas en las que no se sienta seguro sobre la realidad, o no, de lo que le están planteando, por esa idea casi mágica de transformarlo en niño otra vez, con esa mirada crédula.
Pero en realidad que sea una pieza documental al uso o una pieza documental con cierta ficción ya no me preocupa, lo que me interesa es mezclarlo y ver qué sucede, más que catalogarlo en si es falso o no, porque en todo hay un componente de realidad y otro de ficción.
Lo que me parece riquísimo es jugar con la mezcla de estos géneros, con estas formas, donde tampoco te decantas exclusivamente por una.
 

Una de tus líneas de trabajo son tus piezas cortas, piezas publicitarias como "Queque", "Una hora antes", "Ciudad XXI" o "The gratest masturbation".
¿Hasta qué punto crees que ha influenciado la publicidad en tu cine?

Pues no lo sé , yo  creo que estamos influenciados por todo lo que nos rodea, lo que vemos, lo que comemos, lo que bebemos... Y en estos casos que comentas, que principalmente son piezas hechas para concursos de la televisión o para como promos de festivales... en realidad me gusta mucho el reto de un concurso exprés, de un lema. Estos trabajos tiene un eslogan o un metraje muy corto, pero cuando los veo, aunque hay una comunicación evidente con la publicidad, también creo que siguen manteniendo una esencia diferente, cierta personalidad. Y al final la publicidad tiene ese punto rico de decir, en muy poco tiempo tengo que dar un mensaje o exponer un concepto, y no hay nada que me divierta más que eso, plantear el juego sobre una idea, sobre un concepto y  ver qué sucede. Crear una pieza, exponerla y ver cómo reacciona el público.
 

Otra linea de trabajo que veo en tu filmografía es la de ciertas obras que empiezan a generar resonancias unas con otras, por ejemplo "Apostasía" que tiene muchísimas similitudes con "La pasión de Judas" o con "Por la puerta grande", en todas tratas temas tradicionales españoles como pueden ser la religión o los toros, También está "la tumbá", o "Como el viento", donde abordas el tema de las tradiciones, aunque esta vez desde el falso documental. En todos ellos se aprecia una especie de deseo de pervertir la tradición,  de darle una vuelta de tuerca ¿Estas de acuerdo?


Si, en todas estas obras lo que hago es establecer  un juego muy directo con algo que es casi inamovible, como es la tradición, pero ¿Quién decide cuales son las tradiciones de un  lugar?
Es como nuestro traje tradicional canario, es del 1600 más o menos y es  el traje típico de canarias ¿Por qué? Me parece muy interesante el poder jugar con esa idea de cuestionar lo a priori incuestionable, porque de pronto genera un debate y una reflexión sobre las cosas establecidas.
 

 

 

En "La tumbá", te inventas una tradición falsa que me parece una idea estupenda y de alguna manera que pone en entredicho todo lo que nos cuentan ¿no?.

Claro, es que también podemos inventarnos nosotros las tradiciones  hoy para mañana ¿no?.
Al final una tradición es poner unas reglas de juego y podemos estar inventándonos juegos siempre.

También hay otro punto importante, yo a veces reflexiono sobre por qué aparecen elementos religiosos en alguna parte de mi filmografía o por qué de pronto descubro ciertos elementos iconográficos de la tradición española y he llegado a la conclusión de que al final yo  soy de un lugar, estoy rodeado de las circunstancias del lugar. He sido criado en una familia católica y he hecho la primera comunión, he tenido religión en el colegio, y todos esos elementos los puedo utilizar mas allá de mi conocimiento en profundidad sobre esos tema porque, al final, no dejan de ser imágenes que han invadido mi vida.

 

Si un poco como lo que hablábamos antes respecto a la publicidad, ¿no?.

Si ha invadido mi vida, entonces ¿por qué no voy a poder jugar con ellos cuando han invadido mi conciencia?.

En "Perro rojo", cuando empieza la película dice: 

“Los pecados de nuestros padres nos habían condenado al abismo, era la primera vez que el hombre salía a la superficie en 50 años”.
Me parece muy significativa, en relación con todo esto de lo que estamos hablando, el acabar un poco con el pasado, reconstruirse de nuevo.
¿Hay un deseo por tu parte también de romper con toda esa tradición, con esos valores, que nos han inculcado, desde la religión hasta la publicidad, para poder reconstruirnos desde cero?


Muchas veces vemos un  discurso con la perspectiva del tiempo y cuando revisitas lo que has hecho de pronto te preguntas ¿Cómo me ha dado por esto?
Realmente no lo haces  de una forma consciente pero sí, es verdad que de pronto hay muchos elementos que se comunican en diferentes piezas que hablan de esto que tú comentas sin tener un discurso consciente y directo sobre eso, pero de pronto sí aparece,  y no es tanto una cuestión de romper para partir de cero sino un poco volver a la idea del cine de guerrilla o la optimización de los recursos.
Al final tenemos unos recursos también en cuanto a ideas, en cuanto a imaginario colectivo ¿Por qué no podemos jugar con todos esos recursos y todas esas imágenes?
Esto lleva un riesgo implícito fuerte porque mezclar elementos en donde vas a contrapelo de lecturas preestablecidas... pues puede generar problemas en la comprensión de tu  obra o problemas en la interpretación de tu discurso, pero viéndolo con distancia, este es un camino en el que me siento muy contento de estar. 

 

Otra faceta tuya  es la de la ciencia ficción.  "Perro Rojo" y "Destino" son dos películas que me  sorprenden porque a lo mejor uno tiene el cliché de que  un cineasta que hace un tipo de cine más  experimental o más de autor, pues no esperas que te haga este tipo de películas ¿Piensas seguir  desarrollando esta faceta o es algo que ha quedado ahí puntual?

La Ciencia ficción es algo que me gusta, en realidad no hay nada que te diga, no haría esto. Y la ciencia ficción me gusta realmente... Por ejemplo Perro rojo sale después de haber  estado investigando en varias piezas sobre los límites de la ficción y el documental,  y de pronto hubo un parón y ahí fue  donde me paré a reflexionar ”bueno qué estoy haciendo, qué quiero hacer” y realmente el atacar la ciencia ficción fue como  querer hacer algo que fuera todo lo contrario a lo que estaba haciendo. Me parecía que la ciencia ficción era la otra cara de lo que  estaba planteando y me parecía muy interesante abordarlo, no sabiendo si realmente me darían las ideas y los recursos para poder atacarlo. Y tanto Perro Rojo como Destino han sido dos experiencias muy divertidas. De hecho lo que más me ponía en Perro rojo era la posibilidad de hacer un traje de astronauta en La Palma, con materiales de ferretería, y conjugarlo con una ciencia ficción seria, dura. 

 

Respecto a la trilogía de obras producidas con el Centro Ocupacional de Valleseco, me refiero a "Fondo o forma", "A lo oscuro lo más seguro" y "La Pasión de Judas" ¿Qué tal ha sido la experiencia de trabajar con la gente del Centro Ocupacional?

Ha sido un regalo. Pienso que a veces buscamos cosas pero que otras veces muchas de las cosas más importantes de la vida aparecen, y esta en nuestra mano el plantearnos el cómo vamos a abordar eso que nos encontramos. Y lo del centro ocupacional de Valleseco ha sido increíble porque de pronto hemos planteado desde la primera pieza que no queríamos hacer un taller de cine con las pretensiones de, bajo el discurso pedagógico, hacer simplemente un trabajo alimenticio.

Ha sido una evolución de tres años en donde  me han dado carta blanca para hacer lo que yo quisiese y en donde he descubierto que este grupo de gente cuanto más íbamos evolucionando más iban asimilando conceptos y recordando y adaptando  esos conceptos de un trabajo al siguiente. La verdad es que me han dejado totalmente sorprendidos, gratamente.
Y de pronto el descubrir eso, el decir: “pues no estás trabajando con actores”... Eso qué es ¿positivo o negativo? No lo sé
El asunto es que se genera un marco donde tú colocas a estas personas, y ellos tienen libertad para sorprenderte. Ahí  es donde  ha radicado la magia del proyecto y donde  de pronto se va construyendo ese guión.

Otra cosa a destacar en esta trilogía es el trabajo de fotografía de Cris Noda y la dirección de arte, de Cayetana H.Cuyás. Da la sensación de que un cierto equipo de trabajo se va solidificando y esto genera sus frutos.

Bueno, he tenido la suerte de ir encontrándome por el camino con gente muy buena, como son estos casos que mencionas, y otras muchas como Laura Millán con la que he trabajado en muchos proyectos, o como el caso del montaje con Óscar Santamaría. Y el poder trabajar con esta gente de una manera continuada me ha hecho plantearme el aportar mas cosas. Volvemos a la idea de los recursos, esta gente aporta a mis ideas  mucho más de lo que yo soy capaz de ver, y al final el cine cuanto más grande se hace una producción, cuando necesitan de un mayor esfuerzo, pues es fundamental rodearte de  de un buen equipo, un buen equipo humano, me refiero. Y con esos equipos es con los que tú creces como cineasta . También es importante ser capaz de  trabajar con esos equipos con los que repites, pero ser capaz de no cerrarte a  que tu equipo sea un gueto donde ya está todo cubierto. Tienes que estar abierto a que siempre  haya una regeneración ya que hay un montón de gente que puede aportar cosas y estar abierto a eso es fundamental.

 

 

La música en tus películas tiene una presencia muy fuerte y es muy variada en cuanto a estilos, ese uso de la música ¿Ya lo tienes pensado antes de rodar o es algo que aparece luego en el montaje?

Depende del desarrollo de la idea, pero fíjate, es gracioso lo que comentas porque yo cada vez tiendo más a que no haya  ningún colchón musical... o esa es mi pretensión, aunque luego hay momentos en los que sí, te das cuenta que la música tiene que entrar porque le va a aportar más. Pero soy super seco en el sentido de que siempre que pueda contar las cosas con menos elementos, trato de evitar el uso de los recursos de una manera efectista.

Respecto al humor, ¿Qué importancia le das en tu obra? Porque yo personalmente encuentro bastante humor en muchas de tus piezas.

Yo creo que el humor es algo muy importante, no sé si mis piezas tienen un humor reconocible, pero si que hay elementos de humor que tienen que ver más con la gamberrada.

 

De toda tu filmografía si tuvieras que elegir una pieza que sintieras que es de  la que más orgulloso te puedas sentir porque sientas que es la que más te representa o que más se acerca a lo que has querido expresar  ¿Cuál sería esa pieza?

Cada pieza te da un aprendizaje, después de un tiempo te acercas a ellas y aprendes de lo que has hecho, pero es verdad que a veces viéndolas te paras a reflexionar y te planteas por qué haces cine. Cuales son tus motivaciones, y entonces en esa parada, en mi caso, me di cuenta de que lo más importante para mi es divertirme haciendo cine y hay algunas piezas como por ejemplo "La Tumbá" a la que le tengo mucho cariño porque creo que ahí está ese elemento de juego con el espectador a través de la tradición y de jugar con la realidad y la ficción. "Apostasía" es otro trabajo que lo puedo volver a mirar y sigo encontrando elementos que me divierten, o "Por la puerta grande". Creo que antes de hacer "Por la puerta grande" tuve esa reflexión que te acabo de comentar, ¿cuáles eran los elementos que me divertían por los cuales yo estaba haciendo esto?
 De "Perro Rojo" también tengo un gran recuerdo por lo que te comentaba antes del reto de hacer ciencia ficción con elementos de ferretería. Y así, pues bueno, en unos momentos me acuerdo de unos trabajos y en otros de otros. O como en el caso "La Pasión de Judas" con la que estoy muy feliz, pero de pronto la veo y pienso en la escena en la que se quemó al Judas y pienso que teníamos que haber parado 5 minutos antes de rodar aquello, porque  nosotros habíamos planteado un plano para esa escena en relación a la mejor de nuestras expectativas, pero de pronto lo que sucedió fue mucho mas grande que todo lo que podíamos haber imaginado... y no paré 5 minutos a reunirme con el equipo y decir: “hey vamos a parar y ver como rodamos esto”. Tal vez abrir plano, no sé... pero bueno son aprendizajes que se te quedan ahí y aunque estoy muy contento con el resultado de la pieza también digo “hostia la próxima vez que me encuentre en esa tesitura voy a parar 5 minutos y lo vamos a hablar”.  

 

Con una trayectoria tan dilatada como la que tienes, lo típico es usar un poco el corto como un paso previo para dar el salto al largometraje, sin embargo a ti se te ve muy cómodo tanto en el formato cortometraje como en el mediometraje ¿te planteas dar ese salto al largo?

Yo entiendo que el cortometraje y el mediometraje es cine en sí mismo, no es un paso previo, pero si, claro que pienso en hacer piezas de metraje más largo, lo que pasa es que requiere tener unos recursos y una historia que se sostenga alrededor de 90 minutos, que mantenga el interés del espectador. Y sí, hay ideas, tengo unas cuantas ideas desarrolladas, pero hay que encontrar realmente el momento, los recursos, y yo tengo que sentir que vale la pena, porque no lo sé pero tengo la sensación de que un largo es un esfuerzo titánico. Todo lo es pero …  Sí claro que lo abordaremos, pero no tengo la presión de que tengo que dar el salto.
 

Tematica de Canal: 
Cine y Series

Cine y Series

Baltimore, Tatooine, Springfield, Casablanca o Elm Street. Convierte este blog en tu pequeño mundo de referencia cinematográfica y televisiva.

Secciones

Entradas Recientes

10:55 17/10/17
  | Visto 1,834 veces
14:12 12/09/17
  | Visto 719 veces
16:40 10/08/17
  | Visto 3,141 veces
13:07 18/07/17
  | Visto 2,558 veces
15:04 19/05/17
  | Visto 2,002 veces