Toques de luz


Hace unos días necesitaba algo de inspiración con las brochas, así que eché mano de Youtube y busqué algunos tutoriales de maquillaje. Al ver varios de los vídeos me sorprendió lo muy maquilladas que iban las chicas que los protagonizaban. Con “muy maquilladas” me refiero al set completo: base, sombras de ojos, lápiz, eyeliner, lápiz para cejas, pintalabios, gloss, rímel, iluminador, pestañas postizas de longitud considerable –no hay nada más engorroso que ponerse unas pestañas postizas-, y polvos para contornear pómulos, nariz y barbilla.  Poco tiempo después me topé con un artículo que hacía referencia a un estudio realizado por una universidad inglesa. Dicho estudio consistía en enseñar una serie de fotografías de mujeres con y sin maquillaje a un grupo de hombres y mujeres. El resultado revelaba que ambos grupos encontraban a las modelos más atractivas en las fotos en las que llevaban menos maquillaje, aunque, y esto es lo interesante, todos pensaban que tanto hombres como mujeres preferirían la fotografía opuesta, es decir, aquella en la que la modelo aparecía más maquillada. La conclusión a la que llegaba el estudio era la siguiente: “Los resultados sugieren que es posible que las mujeres usen cosméticos con el fin de complacer las preferencias erróneas de los demás”, es decir, que la aplicación de más maquillaje está motivada por la creencia de que tanto hombres como mujeres nos encontrarán más atractivas de esa manera, cuando en realidad produce la impresión contraria.

 

¿Alguna vez te ha dado la impresión de que llevabas demasiado maquillaje?

 

Cuidado: una conclusión así puede malinterpretarse fácilmente. Sería una simpleza decir que las mujeres nos maquillamos con el objetivo de atraer al macho; para mí, el maquillaje es, ante todo, una forma de expresión personal, un acto de coquetería, un ritual y una forma de diversión como cualquier otra. El hecho de que exista gente que no comprenda qué puede haber de divertido en gastar dinero en una barra de labios nueva o en pasarse varios minutos delante del espejo antes de salir una noche no significa que estas acciones no supongan un fin en sí mismas. Alejarse del en teoría preferible aspecto “natural” para parecerse más bien a Nina Hagen no convierte a nadie automáticamente en alguien desesperado por obtener la aprobación externa. Aunque -y por esto me ha resultado significativo el estudio- sí creo que hay ocasiones en las que recurrimos al “cuanto más, mejor” por inseguridad, porque creemos que con más maquillaje estaremos más atractivas, cuando la evidencia muestra que,  si ese es nuestro objetivo principal, no es necesario invertir tanto tiempo y dinero en ello.

Las tendencias de los últimos años en el mundo de la cosmética ponen de manifiesto una nueva actitud hacia los rituales de belleza: buscamos fórmulas más ligeras, aplicaciones más fáciles y resultados más naturales. Las cremas hidratantes con color y las BB creams  van camino de sustituir a las clásicas bases de maquillaje cubrientes y de aspecto mate y empolvado. Los iluminadores, líquidos, en barra o en polvo, son otros de los productos favoritos para proporcionar un efecto de “buena cara” en un abrir y cerrar de ojos, y el hecho de que puedan aplicarse en varias zonas los convierte en una opción muy práctica para el día a día.  Los iluminadores son considerados a veces un “complemento” al consabido kit de base, corrector, sombras, lápices, maquillaje de cejas y colorete; yo propongo incorporarlos al nuevo y simplificado equipo de productos que garantizan un resultado fresco  y nada artificial.

Esta es mi selección:

 

¿Ves ese brillo “mojado”? Ese es el efecto que proporciona un buen iluminador. Se aplica formando una “C” desde la sien hasta la parte más saliente del pómulo, justo debajo de la zona exterior del ojo. Otro lugar típico de aplicación es el hueso de la ceja.

 

Strobe Cream, de Mac (32’50 €)

 

La Strobe Cream de MAC fue el primer iluminador que probé, y me sorprendió su efecto perlado ultra luminoso. Su precio es casi prohibitivo, pero en la web afirman que la crema, además de ser iluminadora, tiene propiedades hidratantes, revitalizantes y antioxidantes, es decir, que –y esto es lo que me parece interesante- no se limita a crear la ilusión de una piel resplandeciente, sino que contribuye a que la piel realmente tenga mejor aspecto gracias a sus ingredientes adicionales. Como todos los iluminadores líquidos, puede utilizarse de diversas maneras: como prebase en todo el rostro antes del maquillaje, mezclado con la base, o en lugares estratégicos, como la parte alta del pómulo y el hueso de la ceja.

 

Multiple en el tono Copacabana, de NARS

El Multiple Copacabana de NARS es otro clásico absoluto en el mundo de los iluminadores. Esta barra nacarada de color champán claro se hizo muy popular a mediados de los 2000, cuando se rumoreó que era el producto que utilizaba Jennifer López para conseguir unos pómulos de aspecto jugoso. Una de las cosas que más me gustan de este iluminador es su efecto sutil y elegante: no esperes ver trozos de purpurina o shimmer; el Copacabana proporciona un brillo perlado que, ojo, se aprecia de manera distinta según la luz bajo la que estés. Es decir, puede que apenas te lo veas al aplicarlo debido a la luz fuerte del baño, pero te aseguro que de noche y con luces más tenues se verá un brillo precioso en la parte alta de las mejillas. Otra ventaja de los Multiples es que pueden usarse en cualquier parte: labios, pómulos, mejillas y ojos.

 

Mi propio 'swatch' del Copacabana, en el que se ve el brillo perlado.

 

El tono beige pálido del Copacabana puede no quedar del todo bien en pieles más oscuras. Una opción más adecuada en este caso es el tono Maldives, un rosado-champán claro. Fotografía de Temptalia.

 

Una estupenda fotografía comparativa de los diferentes tonos de Multiples iluminadores, incluyendo el Copacabana y el Maldives. Puedes ver el resto de tonos aquí.

 

High Beam, Girl Meets pearl y Watt’s up! De Benefit (unos 30 € cada uno)

La americana Benefit (a la venta en Sephora) es una marca que ofrece un buen número de excelentes iluminadores. El más famoso es el High Beam, un líquido rosa satinado cuyo envase se asemeja a un frasco de pintura de uñas, aunque también está el Girl meets pearl, dorado rosado; y el Watt’s up!, un champán de acabado empolvado. Este último se parece bastante al Multiple Copacabana, solo que es un pelín más dorado e intenso y también más cremoso y fácil de extender que el de NARS. En cuanto a intensidad, el brillo ligeramente plateado del High Beam lo convierte en el menos “tímido” de todos.

Siempre que voy a Sephora me paro en el stand de Benefit y me pruebo sus iluminadores en el dorso de la mano. Aunque me encanta lo fácil que se extiende el Whatt’s up!, me he dado cuenta de que tardan muy poco en desaparecer completamente de mi mano después de probarlos. En cambio, el Copacabana siguió intacto varias horas después de que sacara la foto del swatch que aparece más arriba, y aún podía verse algo de brillo después de que me duchara. En las reseñas que he visto en internet, nadie parece quejarse de la durabilidad de los iluminadores de Benefit; aún así, creo que mi favorito sigue siendo el de NARS.

 

Un clásico de culto: ¡High Beam de Benefit!

 

En el swatch de la foto, extraído de este blog se aprecia perfectamente la sutil diferencia entre el Watt’s up! (izquierda) y el Copacabana de NARS (derecha). El tono ligeramente más subido del iluminador de Benefit me hace pensar que podría ser idóneo para pieles algo más bronceadas que el Copacabana, aunque en vivo ambos productos resultan casi idénticos.

 

Gama Kitten de Stila (varios precios)

Otro clásico: ¡La sombra de ojos Kitten, de Stila!

 

La sombra Kitten (“gatito”) es uno de los productos más populares de la americana Stila, y no es para menos: su tono beige champán con buenas dosis de shimmer es único, sencillamente no conozco nada que se le parezca. Después de convertirse en un best seller, la marca creó más productos inspirados en esta sombra, una de las más bonitas del mercado: iluminadores líquidos y en polvo, brillos de labios y sombra de ojos en crema.

 

Sombra en crema en el tono Kitten (a la izquierda) junto a la Black Cat. Foto de Temptalia.

 

Por desgracia, Stila dejó de distribuirse en España hace algunos años, aunque puedes comprar sus productos por internet en webs como ASOS, Revolve Clothing y Strawberrynet.

 

Polvos iluminadores compactos All Over Shimmer Duo (21 € en ASOS).

 

¿Prefieres las fórmulas en polvo? El Shimmer Brick en el tono Beige de Bobbi Brown crea un efecto de "luz de vela" más intenso y metalizado que los iluminadores reseñados más arriba. La marca también ofrece tonos de Shimmer Brick rosados y bronces, que hacen de coloretes con brillo y polvos bronceadores, respectivamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tematica de Canal: 
Moda

Moda

"La moda no es algo que sólo exista en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, tiene que ver con las ideas, con la forma en la que vivimos, con lo que está pasando."
Coco Chanel

Secciones

Entradas Recientes

16:13 10/11/17
  | Visto 858 veces
10:55 17/10/17
  | Visto 3,752 veces
14:12 12/09/17
  | Visto 957 veces
16:40 10/08/17
  | Visto 3,373 veces