Del 1 al 8 de diciembre se celebrará la 7ª edición del Mercadillo Solidario Farrah en el Gabinete Literario (Plazoleta Cairasco) de Las Palmas de Gran Canaria de 10.30 a 21.00 horas. Todos los años la Fundación Canaria Farrah organiza este mercadillo en el que se pueden adquirir tanto productos donados por empresas canarias como artículos elaborados de manera artesanal por las comunidades donde la fundación trabaja. El total de lo recaudado se destina a diferentes proyectos en diversas comunidades rurales de África. En concreto, los fondos de este año se destinarán a la construcción de una casa de mujeres, la construcción de una cocina y un comedor escolar, el aula taller de costura, un nuevo espacio para la Casa de Escucha de Saint Louis por las malas condiciones actuales y el proyecto A Pie de Risco en Gran Canaria.

La Fundación Farrah es una organización no gubernamental, laica y sin ánimo de lucro, donde sus integrantes trabajan en la Cooperación Internacional para el Desarrollo. Actualmente desarrollan varias iniciativas en varias regiones de África, proyectos sociales y culturales en Gran Canaria como Pasarela Canaria, la creación de la marca Farrah Label para registrar todas las prendas que generan ingresos para la sostenibilidad de los proyectos y el programa “A Pie de Risco” con el que los vecinos del Risco de San Nicolás se forman en talleres profesionales de diferentes servicios para que puedan adquirir las competencias necesarias que les permitan generar ingresos y combatir así las lacras sociales de la marginación y el desempleo. Además, en su sede situada en la C/García Morato 24 en Las Palmas, se imparten también cursos gratuitos de todo tipo. Yo, por ejemplo, pude asistir hace un mes a un curso de introducción a Joomla! muy satisfactorio impartido por Desenfoque Producciones.

La Presidenta de la Fundación Canaria Farrah, Pepi Farray, se reunió conmigo para explicarme con más profundidad el alcance de los proyectos que fomenta la fundación. Esta ha sido una de las entrevistas más enriquecedoras y conmovedoras que he realizado por el enorme valor humano que estas iniciativas encierran.

Pepi Farray, Licenciada en Ciencias de la Educación, trabajó siempre en sus años como profesora de la ULPGC en proyectos de cooperación vinculados a lo social. Es en 2008 cuando crea la Fundación Canaria Farrah junto con un equipo de profesionales. En la actualidad este grupo está compuesto por 15 personas y cuentan con más de 200 voluntarios a los que les une el sentimiento de justicia social.

Pepi me recalca que la fundación es una casa para todos, donde cualquier persona puede aportar algo, ya que las contribuciones que realizan los voluntarios con sus conocimientos o habilidades son mucho más valiosas que las económicas. Además, siempre se realiza una formación previa gratuita con un programa adaptado a cada persona para que mediante las herramientas que se les facilita puedan compartir dichas aptitudes.
La metodología del trabajo de Farrah consiste en un diagnóstico participativo del colectivo. Se analizan los problemas, las causas y sus consecuencias para poder priorizar, realizando siempre un enfoque basado en los derechos de la persona.

En el caso del proyecto A Pie de Risco, el objetivo es cubrir las carencias formativas de los ciudadanos del barrio para que ellos adquieran las competencias necesarias que les permita encontrar empleo y fortalecer el tejido social del vecindario. En el mercadillo solidario podremos encontrar el Mojo A Pie de Risco elaborado por los miembros de este programa, y cuyos ingresos son íntegros para ellos. 

Para los proyectos de cooperación internacional la prioridad es el programa de salud para frenar la mortalidad infantil, y posteriormente se realiza la planificación de promoción económica para crear cooperativas donde se diagnostique cuál es la actividad que más se adecua a esa población en concreto. Así, por ejemplo, en Dakar se está desarrollando un proyecto con 90 chicas jóvenes en situación de riesgo y exclusión social que se forman en un taller de costura y diseño. Esto les permite encontrar trabajo en talleres y obtener el poder suficiente para gestionar sus vidas, ya que así son más valoradas en una sociedad en la que las labores de costura son desempeñadas por hombres y los derechos de la mujer quedan relegados a un segundo plano.

-Pepi, ¿con qué objetivo se crea la marca Farrah Label que veremos en muchas prendas del mercadillo?

Farrah Label nace para comercializar las prendas de todas aquellas chicas que se forman en los talleres de costura y diseño. Nosotros les facilitamos todo el material de mercería e impartimos los cursos necesarios para que puedan llevar a cabo todo el proceso desde el diseño de la prenda hasta el empaquetado. Todo ello también conlleva que se creen unos hábitos de higiene a los que no están habituadas, así como a que aprendan normas sobre la seguridad en el trabajo. La diseñadora canaria, Sara Juan Miranda, ha presentado la colección “Nashville” y sus ventas se destinan a apoyar estos centros de costura. También ha impartido clases de corte y diseño industrial a las jóvenes en Dakar.

-La iniciativa de los talleres de diseño y costura en África, ¿nació a raíz de la creación de Pasarela Canaria?

Cuando buscamos diseñadores canarios que apoyasen la iniciativa en África, nos dimos cuenta de que no había un nicho de producción en la isla. Pasarela Canaria nació para ser el escaparate de profesionales con vocación y mucho talento a los que solo les falta los talleres. Es una lucha por el diseño. La moda es un sector económico que mueve mucho, sin embargo se tiende a teñir de frivolidad. El diseño también es arte y cultura. La vestimenta ha marcado todas las etapas de la historia, es un signo cultural y económico. Es hora de romper los estereotipos, una cosa es el consumo sin criterio y otra el diseño creativo.

-¿Cómo es el programa de voluntariado en África?

Antes de viajar a África realizamos una formación específica, nuestra prioridad es que los voluntarios cuenten con los conocimientos para saber actuar en cualquier situación y las condiciones sanitarias necesarias. Una vez allí hay que trabajar mucho, pero es muy gratificante. Aquí nunca podrás ser todo lo feliz que serás allí. Siempre hay algo que hacer, desde la creación de puestos de salud, rehabilitación de pozos, construcción de escuelas y comedores, etc. Estamos en deuda con el pueblo africano, lo hemos hecho tan mal que merecen todo nuestro tiempo.

El último día del voluntariado llevo a los voluntarios a la Isla de Gorea, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este fue durante más de tres siglos el centro más importante de comercialización de esclavos (aproximadamente 20 millones de personas). En la Casa de los Esclavos aún se pueden ver las celdas y las mazmorras, hay una única salida conocida como “la puerta sin retorno” porque esta llevaba directamente al mar donde, en el mejor de los casos, eran embarcados en botes para ser vendidos como esclavos en América, cuando no eran lanzados al mar o morían encadenados en las celdas por las pésimas condiciones en las que malvivían. En el libro de visitas de la casa hay una frase de Federico Mayor Zaragoza que refleja la realidad: “Fueron vendidos al peso, debemos pagar la deuda.” Estoy muy enfadada por las atrocidades que hemos permitido, y visitar ese lugar, sin duda, marca un antes y un después en la vida de cualquier persona.

-¿Han influido las nuevas tecnologías en África?

La mayoría de las agrupaciones familiares disponen de un teléfono móvil. Para ellos poder comunicarse con algún familiar que se encuentra en otra región sin tener que desplazarse a pie durante horas supone un gran avance. En el caso, por ejemplo, de la ablación ha sido decisivo, puesto que cuando se va a practicar la mutilación genital femenina a una niña existe mucho secretismo. De modo que cuando alguna mujer de la comunidad se entera de que se va a llevar a cabo esta práctica, avisa al resto de mujeres mediante un mensaje de móvil. Así, todas acuden a reivindicarse y evitar que se realice.

-¿Cómo se financia la Fundación Farrah? ¿Qué ayudas reciben de las instituciones canarias?

Con ayudas de las instituciones públicas del Estado, donaciones y contribuciones privadas, y subvenciones. Además, trabajamos durante todo el año en eventos solidarios y culturales para recaudar fondos, ya que aunque en ocasiones nos concedan subvenciones, nosotros siempre tenemos que aportar un tanto por ciento del importe del proyecto. Nuestras cuentas están disponibles en la página web porque creemos que la sociedad merece transparencia total.
Estamos agradecidos a instituciones como el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de Teror y el Ayuntamiento de Arucas porque pese a la actual situación económica que vivimos, continúan apoyando nuestros proyectos. La realidad es que los niños no interesan a los Estados porque no son productivos, al final todo se convierte en intereses entre Estados.

-¿Cómo es la situación de los niños en África?

Por un lado están los Talibés que son los niños de entre 4 y 14 años que han sido entregados en tutela por sus padres a un Marabú, este les ofrece educación religiosa en la Daara (escuela coránica) a cambio de que le entreguen el valor correspondiente a 1€ diario. Una tercera parte de la población infantil en Senegal son Talibés. Estos niños lo primero que aprenden es la premisa de que la vida es sufrimiento. En muchos casos viven en condiciones de insalubridad y desnutrición además de sufrir malos tratos.
Por otra parte están los niños de la calle que en muchas ocasiones se han perdido al iniciar sus padres el éxodo rural, o bien han huido de situaciones críticas. Son niños que siempre están transitando por todo el continente africano y duermen en la calle. Yo digo que son los invisibles, incluso pueden morir y nadie preguntará por ellos. Sin embargo, es increíble cómo se unen para protegerse, construyen familias sin vínculos biológicos donde los mayores cuidan de los pequeños. Es impresionante lo solidarios que son, cuando se les da algo lo primero que hacen es darle a los más pequeños, aunque ellos se queden sin nada. Si nos sentásemos a mirar lo que hacen, aprenderíamos muchísimo.

-¿Qué función tienen las Casas de Escucha?

Las Casas de Escucha pretenden ser un apoyo a la infancia en desamparo. Aunque queramos alimentar a todos los niños o darles una cama donde dormir, es imposible porque son miles, pero sí podemos escucharles. Ellos acuden allí y nos cuentan sus problemas, en las Casas de Escucha también les ofrecemos lavadero, ludoteca, alfabetización y un servicio de enfermería permanente. En caso de que hubiese alguna urgencia se les traslada al hospital, aunque es muy difícil que sean atendidos. Ten en cuenta que hay solo cuatro hospitales en todo Senegal, para 142.000 personas de un centro de salud le corresponde un solo médico. Además, los hospitales son públicos, pero no gratuitos.
Es en estas casas donde se inicia la agrupación familiar, intentamos buscar a los padres de esos niños perdidos, pero en ocasiones ni ellos mismo saben decirnos su propia identidad. Al no tener tutela sufren la verdadera tutela en desamparo.

-¿Se ha notado una implicación cada vez mayor de los canarios en los proyectos de cooperación?

Sí, la crisis ha servido para que nos demos cuenta de lo importante que hay en la vida. Somos más conscientes de todo lo que hay a nuestro alrededor, sin embargo, nuestra ayuda se limita a la situación local. África va cada vez a peor porque se notan mucho los recortes en la ayuda oficial al desarrollo y la gente ha preferido cerrar los ojos. Los hemos dejado solos.

-¿Qué crees que es necesario para que la gente despierte?

Sensibilización. Nosotros no sabemos lo que es la pobreza extrema, no se nos mueren los niños de hambre en la calle, damos a luz en hospitales y no en una choza. Hemos convertido a África en nuestro basurero, les damos lo que nos sobra en lugar de compartir lo que tenemos. Creo que deberíamos preguntarnos para qué estamos aquí.
Farrah significa alegría en árabe, el entusiasmo de un equipo que piensa que el cambio es posible. Porque hay muchas maneras de estar ahí y de que el mundo cambie.

Quiero agradecer a Pepi Farray haber compartido sus vivencias conmigo y expresar mi admiración por el gran trabajo que hace todo el equipo de la fundación. Espero haber transmitido a los lectores los principios humanitarios que sustentan todas estas iniciativas. Animo a todos a visitar el Mercadillo Solidario Farrah la próxima semana y a colaborar con la Fundación Farrah

Para más información:

Web: http://www.fundacionfarrah.org/index.php/es/

Facebook: https://www.facebook.com/fundacioncanariafarrah?fref=ts

 

Tematica de Canal: 
Cultura Canaria

Cultura Canaria

Blog de Cultura Canaria

Secciones

Entradas Recientes

17:55 07/10/18
  | Visto 2,406 veces
23:19 26/07/18
  | Visto 1,653 veces
16:05 23/06/18
  | Visto 1,529 veces
14:11 24/04/18
  | Visto 8,095 veces
13:20 10/03/18
  | Visto 2,391 veces